SÉ EL MEJOR Y TENDRÁS TODO EN TU VIDA

Creíste a tus padres cuando te decían “sé la mejor y encontrarás trabajo seguro”. 

Y también a tus profesores que insistían que esas notas no eran suficientes para ti. 

Te esforzaste durante años haciendo lo que hiciese falta: aprender lo que te dijesen, hincar codos lo que hiciese falta. Aprender idiomas. Sacrificar quedadas con amigos.

Hiciste todo lo que te dijeron, pero no se cumplió lo que prometían.

¿Por qué?

Sientes el resquemor de que estás siendo sobreexplotada o sobreexplotado a la vez que infrautilizado o infrautilizada. Esto te genera frustración.

Viví años con esa sensación. Vivía a toda prisa, con el máximo esfuerzo y, aun así, no era suficiente.

En este vídeo te contaré que:

  • Te has creído lo que has querido porque sonaba bien. No llegaste a contrastar si era realmente verdad o no.
  • Muchas personas han pasado por ese momento de frustración y han salido adelante reforzadas, si saben qué tienen que hacer.
  • Puedes aprovechar lo que ya has hecho para crear tu nuevo camino. No tienes que empezar de cero.

Me llamo María Gutiérrez. Soy Ingeniera y Psicóloga y mi pasión es ayudar a las personas a despertar el talento que tienen oculto para que puedan conseguir la carrera profesional que quieren y se merecen, sin tener en cuenta la edad, el género o la procedencia.

Yo misma he tenido que recorrer el camino que va desde el “no sé qué sé hacer” hasta el estar completamente segura de a qué quiero dedicar mi vida y ser feliz con ello. He tenido que hacer ese camino sola, por lo que sé lo difícil que es hacerlo de esa forma. 

Pero, ¿sabes qué? 

Es mucho más sencillo hacer ese descubrimiento en compañía, con alguien que te vaya proporcionando las claves para avanzar. 

Te puedo ayudar con ello. ¿Te apetece? Sigue escuchándome. 🙂

¿Recuerdas la primera vez que fuiste consciente de que “tenías que ser el mejor para vivir bien”?

Yo recuerdo esa canción machacona durante el instituto. Te reconozco que nunca la puse en duda. Simplemente hice caso a los adultos de mi familia y a mis profesores. Aunque mil veces cuestioné lo que me decían en mil temas, nunca dudé de su verdad respecto a que a “los mejores” se les premiaba con las mejores formas de vida.

¿Por qué fue tan fácil convencerme?

Primero, porque me venía bien creérmelo. Es decir, parece lógico y, además, resulta bastante coherente: si haces las cosas bien, te tiene que ir bien. 

Segundo, y derivado de lo primero: no busqué pruebas que contradijesen esa máxima. ¿Para qué iba a hacerlo? Era mucho más fácil “portarme bien y ser la mejor” y luego el futuro llegaría solo.

Hice lo que me iban diciendo: buenas notas en el instituto, buenas notas en la universidad. ¿Y luego qué?

La verdad es que luego en mi caso me salí muy pronto del “camino” y emprendí los míos propios, con mis propias empresas. Sin embargo, la mayoría de las personas que yo conocía siguieron adelante para “ser las mejores”.

¿Lo consiguieron?

Sí, muchas consiguieron trabajo en una gran organización, trabajando más de 10 horas al día. También consiguieron el coche, las vacaciones por Europa y por Asia y, años después, los dos churumbeles. Ahora, con más de 40, ven que consiguieron el premio, pero que éste no era tan maravilloso como lo pintaban.

Otras personas ni siquiera lo trabajaron, pese a poner todo su esfuerzo en ello. Acabaron rebotando de empresa en empresa. Unas veces arriba y otras abajo. Llenos de frustración por no llegar a alcanzar ese premio.

¿Y qué pasó con unas y con otras?

Más bien tendría que decir: ¿Qué está pasando con unas y con otras?

QUE SE ESTÁN BAJANDO DEL CARRO

Que ya no creen nada de lo que nadie les dice.

Que están pasando por una etapa dura al darse cuenta de que todas los supuestos que se habían dado por sentados desde pequeños, no funcionan.

¿Acaso funcionaron alguna vez?

Son muchos los que ven ya que era cartón lo que habían comprado y han decidido buscar lo que es realmente auténtico.

¿Dónde buscar?

El primer sitio donde hay que buscar ayuda es en lo cercano. Poner atención a lo que dicen personas cercanas y cómo han superado esa situación. Todos tenemos cerca a personas que se han dado cuenta antes que nosotros. 

Se nota porque:

  • De repente, parecen más tranquilos y despreocupados.
  • Empiezan a hablar de cuestiones más “místicas” y transcendentales. Le dan menos importancia a las cosas y más a las ideas.
  • Sonríen más.
  • En conjunto: parecen diferentes.

Si no reconoces estos comportamientos en nadie cercano, no te preocupes. Precisamente yo estoy para ayudarte. Suscríbete a este canal y dale a la campanita para que te lleguen las notificaciones. 🙂

¿Cómo empiezo yo?

Ahora te voy a compartir unos pasos mínimos que tienes que dar para empezar el camino.

El primero: darte cuenta de ello. Enhorabuena. SI has llegado hasta aquí en el vídeo, es una prueba muy fuerte de que ya estás en la dirección adecuada.

Segundo: investigar más. Mira vídeos relacionados con inteligencia emocional, principalmente. Empieza a empaparte de ello para luego ir más profundo en el tema. Si te gusta leer, empieza por Daniel Goleman. Es un grandísimo punto de partida.

Tercero: dedicar un rato cada día a salir de la rueda en la que te has metido y en la que “los mejores no son los que mejor están”. No hace falta que dejes de hacer nada de un día para otro. Empieza tan sólo siendo más consciente de por qué has llegado hasta ahí.

Te invito a hacer un ejercicio al respecto. El objetivo es conocer cuáles son las principales creencias que te han llevado hasta adónde estás a pesar de que no son ciertas en absoluto. Encuentra argumentos en su contra.

Ejemplo de creencia: “Si eres el mejor, conseguirás lo que quieras en la vida”.

Argumento en contra: “¿Qué significa “ser el mejor”? ¿Se referían a conseguir buenas notas? Conozco a varias personas que no han terminado al instituto y tienen grandes y prósperas empresas.

Ejemplo de creencia: “Si ahora me quedo embarazada, no podré ascender al puesto que quiero”.

Argumento en contra: “Elena tuvo a sus hijos antes de los 30 y ahora tiene un puesto en el comité de dirección de su empresa”.

Te irás dando cuenta de que, para cada creencia que tienes o has tenido, hay ejemplos en contra..

Sigue haciendo tu lista de creencias. Lo más probable es que sea muy larga. Haz lo posible por documentar los ejemplo en contra lo más que puedas, con todo lujo de detalles. No te creas que “la excepción hace la regla”. Simplemente cuestiónate todo lo que has creído como verdad hasta este momento.

Este ejercicio es duro de hacer, pues su objetivo es derrumbar los cimientos sobre los que has edificado toda tu vida adulta.

¿Eres capaz de hacerlo?

Si es así. Enhorabuena. 

Si no eres capaz aún, no te preocupes. Vuelve a este vídeo cuando lo necesites.

Para tranquilizarte, te digo que no se trata de tirarlo todo por la borda, sino de darte cuenta de cuáles son las ideas que has dado por sentadas durante mucho tiempo y que te han llevado hacia adónde no quieres ir.

Da miedo. ¿Verdad?

Te entiendo.

Yo misma he tenido que hacer ese ejercicio en multitud de ocasiones, especialmente cuando me daba cuenta de que, pese a mi esfuerzo, las cosas no ocurrían como yo quería o como me “habían vendido”. Todos nos encontramos a veces en situaciones a la que no podríamos decir cómo hemos llegado, pero sí tenemos claro que ya no queremos seguir ahí.

Bien, en este vídeo hemos hecho tres cosas:

  • Te has creído lo que has querido porque sonaba bien. No llegaste a contrastar si era realmente verdad o no.
  • Muchas personas han pasado por ese momento de frustración y han salido adelante reforzadas, si saben qué tienen que hacer.
  • Puedes aprovechar lo que ya has hecho para crear tu nuevo camino. No tienes que empezar de cero.

Me encantará seguir acompañándote en los siguientes vídeos. Si te ha resultado interesante y crees que puede resultar útil a otra persona que conoces, no dudes en compartirle este vídeo.

Ah, y PON COMENTARIOS suscríbete. 🙂

Nos vemos cuando quieras.

Disfruta del día, 

María

María Gutiérrez

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: