Andrés Ortega encaja en lo que, de toda la vida, llamamos “culo inquieto”.

Le gusta mirar su profesión desde todos los puntos de vista posible para enriquecer su experiencia. Su carrera profesional encaja dentro de una “carrera líquida”, con saltos entre empresas, ejercicio libre como freelance y colaboraciones a diestro y siniestro con organismos vinculados al conocimiento.Estaría un buen rato describiendo todo lo que hace, pero creo que lo puedes ver con tus propios ojos en su blog.

Me contactó a través de Linkedin para saber más de Gamificación y de Big Data. Enseguida mostró su tendencia a la acción y me propuso “desvirtualizar” nuestro contacto. Para mí, toda una suerte. Desde entonces tengo el placer de conocer a una persona comprometida con su profesión y con las personas con las que interactúa. Curioso a rabiar, contagia su energía y conocimiento por donde va.

Hace unos días le propuse hacerle una entrevista en mi grupo de Linkedin, que se llama Big Data para el análisis del conocimiento humano. Como no podía ser de otra manera, la entrevista es fresca, divertida y llena de ideas.

Te invito a que leas la entrevista completa, en ella Andrés nos habla de un evento que detonó el comienzo de su carrera líquida: “La organización en la que trabajaba como Director Regional de 6 paises fue vapuleada (como muchas otras) por la crisis, por la incertidumbre y por la volatilidad del mercado… En ese momento lo que habia venido siendo un proyecto de construcción se torno debido a las circunstancias en un proyecto totalmente diferente… y comencé a hacerme muchas preguntas… ¿que estaba pasando? ¿como esos cambios impactarían en mi personalmente? y ¿como impactarían en el futuro del trabajo?… Esas preguntas acabaron con el nacimiento del blog… “sobre personas y organizaciones” y con el dimensionamiento de mi red actual… “.

Me quedo especialmente con su reflexión acerca del papel de las personas en el futuro tecnológico. Seguiremos siendo los amos de la dimensión emocional.

Andrés Ortega lo tiene claro: “No creo que las maquinas “nos quiten” el trabajo… es importante enfocarlo desde la perspectiva de que nuestro trabajo… el que hagamos las personas tendrá otro foco… menos “manual”… y, creo que precisamente, y, sobretodo en la economía del conocimiento, los comportamientos que tengan que ver con la gestión de las emociones en el entorno profesional se me antoja dificilmente sustituible por la tecnología… En otras palabras, puede que el Big data nos ayude a definir los equipos de proyecto más idóneos en base al análisis de miles de inputs y nos ofrezca la mejor “alineación” posible en basé a HR data analytics… pero serán las personas quienes den apoyo, consuelen o animen a un miembro del proyecto enojado o que ha sufrido un problema personal...”

Aunque ya somos tecno-humanos, nuestra esencia sigue y seguirá ahí.